teletrabajando

No, Neyda y yo no estamos en el Polo Norte, sino en la buhardilla de mi casa.