olga berrios

la broma

el blog de los proyectos de Olga Berrios

Justicia social

¿Cómo serán las ONG del siglo XXI?

  • Las ONG del siglo XX pasaron la segunda parte del siglo intentando estar fuera del sistema y retarlo. En el siglo XXI se integrarán en él progresivamente.
  • Se centraron en los problemas considerados como síntomas del fracaso del mercado. Las ONG del siglo XXI se ocuparán de las soluciones que se logran a través de los mercados (y a menudo mediante su trastorno).
  • Muchas ONG del siglo XX comenzaron como pequeñas instituciones, y más tarde se hicieron mayores. El crecimiento continuará, pero las ONG del siglo XXI invertirán fuertemente en redes.
  • Las ONG del siglo XX se comunicaban mediante eslóganes en campañas con un único asunto. El programa del siglo XXI será multidimensional, igual que las ONG de mayor éxito.
  • Gran parte de la financiación de las ONG del siglo XX tuvo como origen los sentimientos públicos de ira o culpa. Las ONG del siglo XXI tratarán de persuadir a los patrocinadores de que son buenas inversiones.
  • La mayoría de las ONG del siglo XX seguían las reglas de las organizaciones benéficas. Las ONG del siglo XXI adoptarán las mejores prácticas respecto a transparencia, rendición de cuentas y gobierno organizativo.
  • Las ONG del siglo XXI. En el mercado, por el cambio (pdf 60 páginas). SustainAbility.

    9 Comments

    1. Lo primero que me preguntaría es: ¿están las ONG fuera del sistema? (yo creo que algunas están claramente en el corasonsito del sistema, del mercado e incluso del ibex)

      Si realmente estuvieran fuera, ¿es perjudicial esa posición o les da una ventana con buenas vistas para hacer el papel de críticas con el sistema, que se supone por otro lado que debería desempeñar también la prensa?

      ¿Qué es el sistema? ¿Quién lo decide? ¿Sistema = mercado?

    2. Comentan que para llegar a estas conclusiones han hablado con 200 personas de todo el mundo y ésta son parte de ONG, empresas, universidades… No me he leído todo el informe y no sé si lo especifica, pero me pregunto a qué miembros de ONG les han consultado, porque desde mi experiencia me extrañaría mucho que llegaran a algunas de las conclusiones que presenta el informe. Más bien parece que han consultado a empresas solamente.

    3. Estoy de acuerdo con la crítica que hacen a la gestión de las ONG. Muchas entidades son muy ineficientes y sus resultados no se evalúan correctamente. Pero me pregunto si adoptar el modelo empresarial es la solución.

      Hay ONG que de hecho ya lo están adaptando o incorporando a lo bruto, sin adaptación ni nada.

      Se hacen guías de buenas prácticas, sistemas de transparencia, sistemas de calidad y evaluación, listados de ONG transparentes… pero las ONG aprenden *demasiado* de las empresas y te acabas preguntando si muchos de estos sistemas que se publicitan mucho no están influenciados por intereses económicos y competitivos de los que no resultarán eficiencia o calidad, sino una organización con más contactos y poder (y no tiene por qué, pero quizá incluso peor calidad que otra) que pisa fácilmente a otras entidades más fiables, éticas y exitosas que no tienen tantos amiguetes.

      También se ven ya ONG que quieren ser viables y venden servicios que excluyen a quienes no tienen recursos para acceder a ellos.

    4. Aunque sigo dejando claro que por ser ONG no se es santa y que por ser empresa tampoco se es el demonio, pero este informe apuesta por un modelo como si fuera lo único que ha dado resultados buenos y como si algunas de las prácticas que se han desarrollado (basadas en él) no fueran responsable de exclusión, injusticia o desigualdad.

    5. Sí que me parece perfecto por ejemplo dejar de incidir en la penita o en la caridad a la hora de sensibilizar y hablar más de responsabilidad y también de inversión. Y en lo de responsabilidad y búsqueda de justicia supongo que incluimos también eso de culpar… Hablo de culpar a responsables y luchar contra la impunidad; no de generar sentimientos baratos de culpabilidad en la población, de esos que se lavan tan rápidamente a veces.

    6. También creo que hay que buscar soluciones a través de los mercados. Pero no es la vía “del futuro”, es simplemente otra vía más.

    7. Y, sí, hasta ahora todos los comentarios los he hecho yo misma, pero porque me parece un tema muy provocativo.

    8. Miguel

      Pues sí, es un tema que da para mucho debatir.
      En primer lugar, en la sociedad de mercado en la que de una u otra forma vivimos, la única manera de actuar dentro de la misma es a través del mercado. Lo contrario, oponerse a la sociedad de mercado, supone actuar contra ella, situarse fuera del sistema y en muchos casos fuera de la leyo en posiciones frontalmente críticas con ésta, lo cual está muy bien, pero le exime a uno o a una o a un colectivo de recibir esas subvenciones de las que tantas llamadas ONG’s son dependientes.

      Lo de los sentimientos de culpabilidad que se fomentan tantas veces no es más que un “revival” de la moral judeo-cristiana que tan presente sigue y supongo que seguirá, en nuestra sociedad y en cada uno de nosotros, lo cual es bastante comprensible teniendo en cuenta la trradición cultural de la que bebemos. Pero parece que no funcionamos de otra manera.

      En cualquier caso, para no alargarme demasiado, mi posición es crítica con la propia existencia de las ONG’s, no porque no valore o considere necesaria su labor, sino porque creo que se han convertido en una válvula de escape de los estados para eludir lo que a mi juicio son las funciones propias de éstos, como defensor del estado social y del bienestar que soy. Es decir, las ONG’s realizan labores que deberían realizar los propios estados. La existencia de las mismas no es más que la privatización de los mecanismos de sostenibilidad y justicia social, vía “subcontrata” cuando hay subvenciones estatales de por medio o vprivatizaci´n al más puro estilo neocapitalista cuando se trata de inciativas autofinanciadas. En definitiva, el auge de las ONG’s ante la inactividad y el desmantelamiento del estado es un claro signo de hacia dónde soplan los vientos (y esto es aplicable al mundo “desarrollado”, si hablamos de otros lugares, la cuestión no es la inoperancia del estado sino la propia inexistencia de éste)

      Por último, me llama la atención la manera en que se asemeja la actividad de ciertas ONG’s que trabajan en el exterior con el primier colonialismo bienpensante fomentado por ciertos religiosos decimonónicos, así como por el evolucionismo social cuyo objetivo era lelvar a los “salvajes” el conocimiento para que llegasen a ser como nosotros,, todo de lo más partenalista.

      Un saludo.

    9. Totalmente de acuerdo. Muchas ONG surgen curiosamente para denunciar una injusticia y acaban como parches, suplen la labor del Estado. Ahora bien, a veces me pregunto si esta fórmula, este fenómeno no se puede considerar en parte algo así como democracia participativa… un grupo de ciudadanos está cercano a una realidad que el Estado desconoce, la denuncia y acaba encargándose de buscar soluciones al tema.

      Dejan de ser ONG para ser organizaciones especializadas en una materia que gestionan fondos, planifican y desarrollan proyectos.

    Leave a Reply

    Copyleft 2020 la broma

    Theme by Anders Norén