el blog de los proyectos de Olga Berrios

Periodismo

La mujer de Walesa

Godard tomó la palabra en “Siete por Siete” una vez, para decir lo que pensaba de los periodistas de la tele.

Acuérdense: era con ocasión del Nobel de Walesa. Su mujer había ido a recibir el premio en lugar de su marido al que había prohibido ir -ir a Estocolmo- el gobierno polaco; Godard dijo a los periodistas a propósito:

“Cuando la mujer de Walesa fue a recibir el premio, estaba en el centro del cuadro, y por primera vez desde hace mucho tiempo ustedes, los periodistas de la televisión, tenían a una mujer muy bella en el campo de la televisión, y de una manera completamente inesperada, y permanecieron a distancia. Ni lo saben. Yo diría: Tal vez precisamente porque era bella”.

Godard añadió: “Porque no era una maniquí, ni una actriz cuya profesión es mostrarse”.

Godard dijo lo que había que decir.

Era maravillosa la idea de esta joven polaca que iba a buscar el premio en lugar de su marido. De hecho, esto fue mortal de aburrimiento. Durante toda la ceremonia de entrega del premio, se esperó ver a esta mujer de cerca. Esto nunca se produjo.

Es extraño en este punto. Como si, en el periodismo, ciertas curvas estuvieran prohibidas, y ciertos ángulos también. Como si éste sólo pudiera producirse sino a partir de esta contención: mostrar sólo a la mujer de Walesa en el principio de su presencia, y no mostrar su belleza.

Una información verdadera habría mostrado a esta mujer, porque la mujer de Walesa era la mujer que él amaba, era más que Walesa.

Su mujer era aquel día la carta que les permitía remontar hacia el todo, el hecho entero de que ella no está separada. Al igual que un bosque no estaría separado del paso de una persona que lo hubiera atravesado antes de ser asesinada, como un vestido, una cabellera, una carta, una huella en el fondo de una gruta, una voz en una red telefónica.

Una información verdadera es a la vez subjetiva y tangible, es una imagen dada, escrita u oral, siempre indirecta.

Algunas veces pienso que el periodismo tendencioso, corrupto en cuanto tal, es el mejor periodismo, al menos restablece la ignorancia, hace dudar de la versión del acontecimiento.

Entonces se accede a él para corregirlo. Uno puede apropiárselo.

Es triste lo que digo, toda esta mala actuación que se hizo en televisión para fallar con lo de Estocolmo y el pequeño caballo polaco. La mujer de Walesa.

Marguerite Duras en “La vida material”.

Por cierto, la mujer de Walesa tiene nombre: Danuta Gołoś.

danuta

3 Comments

  1. Anonymous

    :offtopic:

    Simplemente escribo para felicitarte por tu blog, en él aprendo mucho y me paso muy a menudo. Y obviamente desearte una buena entrada de año!
    Salut!

  2. Comment by post author

    Oh, gracias, anonymous. Salut!

  3. Miguel

    No viene a cuento, no pinta nada y aporta aún menos…pero lo tengo que decir

    Anonymous es catalán o catalana o francés o francesa. ese “salut” me hace sospecharlo. En fin, merezco ser censurado por este absurdo comentario.

Leave a Reply