el blog de los proyectos de Olga Berrios

Periodismo

La carrera del Dalai Lama

La sana competencia por llegar el primero es parte de la diversión de este trabajo, y aun la competencia un poco insana. (…)

Adelantarse a la agencia rival era la prioridad que tenían en mente los fotógrafos de la Associated Press (AP) y de la United Press International (UPI) a quienes se encomendó la misión de tomar fotos del Dalai Lama cuando escapó del Tibet en 1959.

Ambos fletaron sendos aviones y organizaron relevos de motociclistas para que sus fotos llegaran desde la frontera china hasta el transmisor de la India más próximo.

Cuando el Dalai Lama salió del avión, los fotógrafos se abalanzaron hacia él, sacaron una serie de fotos y corrieron hacia sendos aviones que los esperaban con los motores en marcha. Después de una alocada carrera por aire y tierra, la UPI venció.

El enviado de la AP sufrió una tremenda decepción. Regresó al hotel y se encerró en su habitación, abrumado por negros pensamientos sobre lo que podría haber hecho y por la vergüenza de haber sido derrotado.

Después recibió un cable de su agencia: “El Dalai Lama de nuestros rivales tiene una larga melena. El tuyo es calvo. ¿Cómo es posible?”. Y el fotógrafo de AP repuso: “Porque mi Dalai es el verdadero Dalai”. En su empeño por ser el más rápido, el hombre de la UPI había fotografiado al intérprete.

Lo cuenta Mort Rosenblum y lo cita David Randall en “El periodista universal”.

2 Comments

  1. aire

    Es la estupidez de la noticia. Esa que te hace darla, sin analizar qué es la noticia.

  2. Eva

    juajuajua!

Leave a Reply