el blog de los proyectos de Olga Berrios

Personas sin hogar

El niño de Santander

21.27. Palacio de Cristal (Retiro)

Rellenamos nuestros botellines con agua de la fuente y discutimos dónde dormir. Me preguntan por qué no me he traído saco. Ellos tampoco tienen. “Algunos tienen pero no lo usan por miedo a que los quemen dentro”.

Isabel está retirada, como ausente.

Me he dado cuenta de que apenas me conmueve nada de lo que estoy viviendo. Me pregunto qué me ha vuelto tan insensible.

Gabriel habla de la temperatura en Santander, su tierra. Recuerdo allí. El agua del estanque del Palacio de Cristal me trae algo.

16 palacio de cristal

Era muy pequeña. Había una escultura de un niño solo sobre una gran roca rodeada de mar y a varios metros de la calle, a una distancia tan insalvable como inconsolable.

El relato de cómo había llegado allí esa imagen era muy triste. Había muerto ahogado. Pero la historia… no la recuerdo.

1 Comment

  1. Eva

    Lo de los sacos puff… me ha dejado sin palabras.

    Creo que el niño se adentró cuando la marea estaba baja. Cuando subió, el agua rodeó la roca y ya no podía salir de allí. Es una historia muy triste, a mí me dejó trastocada en esa época cuando éramos mocos.

    La foto de este post te ha quedado muy gótica, eh? Parece sacada de un libro de terror; guárdala.

Leave a Reply