23.12. Cena en banco (Ibiza)

Nos hemos salido del parque para acompañar a Isabel al metro. Duerme en un albergue para mujeres.

Nosotros buscamos cerveza en el chino y cenamos en un banco.

Cuenta que antes de estar aquí [el “aquí” ya casi es como hablar de otro país, de otra vida], Gabriel dio limosna habitual durante un tiempo, pero sin pensar en ello mucho.

Pedro era socio de una organización ecologista y también donaba a los pobres vergonzantes, los religiosos que ayudan a las personas sin recursos que no se aventuran a pedir por vergüenza como viudas aparentes.

“Pero esto te cambia el punto de vista -dice Pedro-. No das el dinero sabiendo lo que pasa. Ahora lo sé. Si estuviera como antes, ya ves si montaría un buen tema yo con esto. Lo haría de forma muy diferente”.