olga berrios

la broma

el blog de los proyectos de Olga Berrios

Activismo

¿El voluntariado es amistad?

Eso me preguntaba el otro día. He hecho amigos siendo voluntaria, pero normalmente son otros voluntarios y otras voluntarias. Me preguntaba qué tipo de relación humana se establece con quien recibe la acción voluntaria. Cómo se podría describir.

De una cosa estoy segura: frecuentemente no es amistad. La amistad se construye sobre afinidades y pocas veces ocurre seriamente. Y menos cuando una persona no puede desarrollar todas sus capacidades debido a la exclusión que pueda estar sufriendo.

De hecho, hay gente que me ha caído especialmente mal en mi tiempo como voluntaria. Pensando esto por la calle, recordé aquella frase de “no comparto lo que opinas, pero estoy dispuesto a morir para que puedas decirlo”.

Es una de las mejores definiciones de la libertad de expresión. Creo que el voluntariado -entendiéndolo por la dimensión de la justicia y no la caridad- se podría definir también de alguna forma parecida.

Algo así como “no eres mi familia, ni mi amigo. Incluso puede que me caigas como el culo. Pero estoy dispuesto a hacer todo esto para que puedas existir”.

5 Comments

  1. Euge

    El hacer voluntariado social es ponerte en el lugar de aquel que está en inferioridad de condiciones y actúar para paliar esa situación. Es esa empatía la que te mueve, la que hace de motorín porque, de alguna manera, necesitas aproximarte a lo que el otro siente para accionar….. Y es responsabilidad: el deber básico que cada ser humano tiene con los demás por el mero hecho de ser todos iguales, de ser humanos (en Derecho se llama deber fundamental) . También hay un aspecto esencial de moral, desde el punto de vista filosófico, pero no voy a meterme en florituras. Por eso también puedes ser voluntario en una asociación que trate con animales, por ejemplo, o en una para mejorar tu barrio. Y, efectivamente, Eva, la amistad no creo que surja cuando la relación es tan desigual ya que hay uno que recibe y depende, entonces, del otro. Podría ser, no digo que no, cosas veredes, pero no creo que sea frecuente.
    Muy buena tu frase, me la apunto.
    Bsns desde Bxl.

  2. Me llamo Olga. Besos.

  3. viveydv

    “no comparto lo que opinas, pero estoy dispuesto a morir para que puedas decirlo”. que frase tan increíble.

    Y en cuanto al tema del post, en mi organización, yo, que entrevisto voluntarios, sé que se han quedado aquellos con los que ha habido afinidad personal. Es difícil trabajar día a día con personas que no te caigan bien.

  4. Miguel

    La cita se suele atribuir a Voltaire. Exactamente dicen que dijo: “No estoy de acuerdo con una palabra de lo que dice, pero daría la vida por defender su derecho a decirlo”, pero en francés, claro.

  5. Aaah, Olga, dices algo importante. Y es la primera vez que lo veo mencionado en lugar alguno. No hablo del paralelo que construyes con la frase de Voltaire, sino de la propia “confesión” de que en el trabajo voluntario a veces hay quien te cae mal. Agrego que tal vez a veces te dan ganas de mandarlo al demonio y no estar ayudándolo, pero te contienes. :)))

    Creo que este post contribuye en mucho a una aproximación al voluntariado, mundo en el cual nunca me he metido, pero que me parece fascinante. Tal vez los que nunca lo hemos hecho vemos a los voluntarios como una especie de bichos raros, con una cierta beatitud extramundana. Este texto tuyo hace añicos esa imagen y aporta una buena dosis de realismo pero, además, no por eso desvirtúa el voluntariado, sino que incluso ayuda a valorarlo más.

    Gracias por el aporte, entonces. 🙂

Leave a Reply

Copyleft 2019 la broma

Theme by Anders Norén