Momento en el que no cuestionamos la veracidad de lo que se nos muestra. Por ejemplo, ante una novela de ficción el lector no se cuestiona si lo que lee es cierto o no. Para conseguir esa creencia las historias deben tener coherencia y verosimilitud. Esa actitud está intimamente relacionada con la memoria de género.