Ayer viernes estuve en las IX Jornadas de Voluntariado Social de Huelva. Iba invitada para contar un poco lo que hacemos desde la fundación y cómo las voluntarias y los voluntarios pueden aprovechar nuestro trabajo.

9 jornadas de voluntariado de huelva

La verdad es que pa mí fue impresionante ver tanta gente y lo dije. Me comentó el vicerrector que podían ser unas 270 personas. Luego en los talleres participaron menos.

Así conocí en persona más y mejor a la gente de Onubenses, a las chicas Tecnonova y Utopía Verde (la fundación más pequeña del mundo), que al fin y al cabo están tan unidos que vienen a ser lo mismo.

Me acordé mucho de Jaén. Me preguntaba qué hubiera sido si me hubiera quedado allí y hubiera participado de un movimiento local -quizá menos fuerte- pero tan bonito como el que tienen en Huelva.

cantidad de gente en las 9 jornadas de voluntariado de huelva

También les acompañé a la inauguración de un aula Bip-Bip. Además me llevaron un ratín a pisar la playa y estuvimos anoche de marcha por ahí, que es donde -mejor que en las mesas redondas- salieron los temas que más les preocupan.

inaugurando un aula bip-bip

Por ejemplo, las chicas Tecnonova se han recorrido toda la provincia para formar en nuevas tecnologías a las asociaciones onubenses. Conocen mejor el tejido asociativo de Huelva que cualquiera. Sin embargo, por impagos de sus financiadores públicos, ahora temen el cierre definitivo de su organización después de tanto trabajo.

Y a pesar de las cosas tan tristes y escandalosas que cuentan, me fascina su actitud.

Por ejemplo, el hecho de que sólo tuvieran dinero para 5 sueldos y -unánimemente- decidieran dividirlos y dar trabajo a 10 personas. El ambiente de creatividad y supervivencia con los mínimos recursos. El hecho de que a las 23 de la noche del viernes dos chicas se pusieran a publicar en el blog de la asociación información sobre la jornada que habían tenido el jueves. Movilizan a sus amigos y familiares para que participen en las actividades. Siguen tratando de incluir a todas y todos.

Y tienen ese humor fino-fino andalú…