Gesto-muletilla que el redactor comete mientras realiza un plato o un directo ante la cámara de televisión. Consiste en balancear la mano, de fuera hacia dentro, con la palma extendida hacia abajo, de tal modo que parece estar acariciando a un perro.