Se dice que una fuente pone en marcha el ventilador de porquería cuando, a la desesperada, empieza a contar hechos que afectan a un gran número de personas con el fin de englobar sus actos en una normalidad anormal.