No olvides, de vez en cuando, dar una palmadita en la espalda a tus compañeros de trabajo para darles las gracias por su ayuda y levantarles algo el ánimo.

Gracias, Arancha.