• Predisposición a la experiencia que vas a vivir.
  • Infórmate del lugar que vas a visitar, busca diferentes fuentes y contrástalas.
  • Viaja siempre que puedas con gente autóctona o buenos conocedores del país.
  • No generes expectativas que no vas a cumplir
  • Elige el atuendo adecuado en base al país, cultura y religión.
  • Respeta los usos y costumbres de la zona.
  • Tu lógica no es necesariamente la suya, intenta ser empático.
  • Distingue las situaciones de riesgo y consulta siempre.
  • No conviertas las actitudes hospitalarias en servilismo. Colabora en lo que puedas.
  • No utilices los viajes pensando hacer otro tipo de turismo.
  • La palabra dada tiene valor firme y hay que respetarla.
  • Intenta aprender alguna palabra en su idioma, aunque nos entienda en un idioma común, aporta cercanía.
  • Evita los comportamientos chocantes y/o hirientes en diferentes ámbitos, a la hora de fotografiar personas, lugares o edificios y realizar regalos de forma indiscriminada o inapropiada.
  • No presumas de civilizado. A todos los pueblos nos queda mucho por andar.
  • Donde no ha llegado la mal llamada civilización todavía… no ir.
  • De la asociación Jarit.