En Oporto, 14 menores de entre 13 y 16 años son los presuntos autores del asesinato a pedradas y golpes de un ser humano. Tras golpearle, le arrojaron el cuerpo sin vida a un foso de un subterráneo.

¿Cómo lo cuentan las noticias?

(…) los titulares añadían que se trataba de un travesti, drogadicto que ejercía la prostitución ¿En que mejora esto la información sobre lo sucedido, salvo incrementar el morbo malsano? ¿Si se hubiera tratado de un hombre calvo, gordo, heterosexual al uso, que robaba coches, director de una sucursal bancaria, propietario de una tienda de ultramarinos, seguidor de un equipo de fútbol o médico de familia; se hubieran incluido en el titular de la noticia alguna de estas circunstancias?

A eso queda resumida la vida de una persona. Ni siquiera dan el nombre. Lo cuenta Manuel Rodríguez Fraile.