Tras aquel casi terrorífico resumen vitae que dejé en octubre… pues bueno, creo que me he acostumbrado bastante a la vida laboral. Yo creo que ya lo que peor llevo es que apenas veo el sol. Pero eso pronto va a cambiar… ¡¡Viva la pri-ma-ve-raaaaa!!