No puedo cerrar el año, con ese cinismo que me acompaña siempre que escribo en este mi blog. Ese escaparate de mi rabia, de mi ira contenida por años de injusticias, puestas sobre mis hombros o sobre los de quienes me rodean. Esta vez no.

Diario de un preso