Con la llegada de los inmigrantes, ha aumentado el número de ciudadanos con mayores necesidades sociales, pero ¿ha crecido también el dinero para financiar esas prestaciones?

Está claro que si no se financian correctamente, una de dos, o se devaluan los servicios o se limitan los usuarios de la educación, sanidad y asistencia públicas.

Incluso